El 21 de Agosto de 2007 empezamos un viaje para recorrer algunos países de Sudamérica: Brasil, Bolivia, Perú, Chile, Argentina y Uruguay. Hemos creado esta bitácora para ir anotando las cosas que pasan a espectadores como usté.
Habrá dos territorios separados: uno lleno de lo que Ana haya visto y el otro no.

Que lo sepas...

“Durante mucho tiempo estuve pensando que la vida, la vida de verdad, estaba aún por empezar. Pero siempre había un obstáculo en el camino, algo que debía solucionarse en primer lugar, algún asunto inacabado, ocupaciones, deudas por pagar. Finalmente me di cuenta de que todos esos obstáculos eran mi vida. Esta forma de ver las cosas me ha enseniado que no existe un camino hacia la felicidad. La felicidad es el camino. Así que valora cada momento que vivas y recuerda que el tiempo no espera por nadie. La felicidad es un viaje, no un destino." (Souza)

IV (24/08/07) Salvador, BR

Salvador de Bahía, Brasil
Nos levantamos cada día a las 6:00 de la maniana, hacemos una tabla de ejercicios y desayunamos con café, ninguna de las tres cosas habitual en nosotros... será el tiempo libre que nos transforma?
Vamos a Nuestra Seniora de Bonfim (en la península de Itapagipe), una de las iglesias más importantes de Salvador y de donde provienen las famosas pulseras que te regala la gente que fue a Brasil. Es un lugar precioso desde el que se ve toda la ciudad y donde se mezcla la religión católica y el Candomblé. Hoy era San Bartolomé.
La gente se emociona frente a la virgen y piden su milagro particular pues saben que Nuestra Seniora de Bonfim es milagrosa.
Después de esta sesión espiritual damos un gran paseo hasta llegar a la playa donde hay un antiguo fuerte, el Forte de Monte Serrat. Es una zona muy tranquila. Disfrutamos de un partido de futbol en la arena de negros musculosos en calzoncillos, todo un espectaculo.
De vuelta a la zona del centro, entramos en el Mercado Modelo a comprarnos un souvenir, unas pulseras y un collar de semillas. Comimos un menú local sustancioso y económico. Regresamos en un elevador (que une la Cidade Baixa con Pelourinho) como los que hay en Portugal, la verdad que esto nos recuerda mucho a una ciudad portuguesa... será la historia.
Repetimos noche de concierto en la terraza, esta vez amenizada con Bossa Nova.

-Ana-

ADRENALINA
Después de redondear su misa del viernes en Bonfim con un sermón que quedará grabado en la mente de los bahianos por mucho tiempo, el cura sale a la sacristía. Tiene un porte poderoso, mulato y fuerte.Las senioras lo abrazan y él las saluda. Para todo el que se acerca tiene una palabra acertada, una caricia generosa, una mirada condescendiente. Parece que todo lo puede, como si parte de la grandeza de su dios se le quedara pegada a la piel de tanto evocarla.La ceguera de los creyendes de Bonfim agudiza sus ojos, sus enfermedadse lo sanan. Se hace más y más fuerte en la medida en que ellos son más débiles; más necesario cuanto más lo necesitan.Bebe de un trago un pequenio vaso de zumo que una mano le alarga y acaricia la mejilla admirada de una ninia antes de entrar de nuevo a la iglesia: otro asalto más.
-Luis-