El 21 de Agosto de 2007 empezamos un viaje para recorrer algunos países de Sudamérica: Brasil, Bolivia, Perú, Chile, Argentina y Uruguay. Hemos creado esta bitácora para ir anotando las cosas que pasan a espectadores como usté.
Habrá dos territorios separados: uno lleno de lo que Ana haya visto y el otro no.

Que lo sepas...

“Durante mucho tiempo estuve pensando que la vida, la vida de verdad, estaba aún por empezar. Pero siempre había un obstáculo en el camino, algo que debía solucionarse en primer lugar, algún asunto inacabado, ocupaciones, deudas por pagar. Finalmente me di cuenta de que todos esos obstáculos eran mi vida. Esta forma de ver las cosas me ha enseniado que no existe un camino hacia la felicidad. La felicidad es el camino. Así que valora cada momento que vivas y recuerda que el tiempo no espera por nadie. La felicidad es un viaje, no un destino." (Souza)

CXXXI (29/12/07) El Calafate, AR

El Calafate, Argentina
Estuvimos desde las 8 hasta las 9 esperando que nos vinieran a recoger para ir al glaciar Perito Moreno. Me estaba dando mala espina y mis presentimientos se cumplieron, nadie vino a por nosotros. Fuimos a la estación a reclamar y a que nos llevaran como fuera y no abrían hasta las diez, mala suerte.
Para aprovechar el tiempo, y como me seguía doliendo el pie, fuimos a urgencias. Es un pequeño esguince que con reposo y antiinflamatorios no tiene porqué dar mayores problemas. Me lo vendaron y eso alivió bastante el dolor.
Una vez en la estación, nos mandaron un taxi para llevarnos y traernos del glaciar. Lo primero que hicimos cuando llegamos al Parque Nacional de los Glaciares fue dar un paseo en un barco por el lago frente al Perito Moreno. Fue fascinante pues cuando estábamos muy cerca un trozo de la pared de hielo se desprendió recordándonos la caída de las Torres Gemelas. El ruido fue atronador y la masa al caer formó una ola grande que vino hacia nosotros. Todos nos agarramos fuerte a la barandilla de la cubierta y hubo gente que echó a correr hacia el otro lado, como si allí fueran a salvarse. Yo me asusté mucho pero gracias a los reflejos del capitán sólo fue un meneo. Vimos muy de cerca las tonalidades azuladas que toma el hielo y las enormes dimensiones de la pared frontal, que tiene unos 4 kilómetros de largo y hasta 55 metros de alto. Toda esta visión nos dejó asombrados y seguimos estándolo durante el tiempo que paseamos por las pasarelas, a pocos metros en la península situada frente al glaciar. Los crujidos y ruidos del hielo cuando se rompe fue lo que más nos llamó la atención.
Muy bonita también es la parte donde se une el glaciar con la tierra firme en lo que parece un gran beso gélido. Volvimos a sentir algo como lo que sentimos frente a las Cataratas de Iguazú, la fuerza desbordante de la Naturaleza. Después de cuatro horas de contemplación intensa nos fuimos satisfechos.
Regresamos al hostal y preparamos la cena. Estuvimos charlando con dos brasileños muy simpáticos y con una de las chicas del hostal. Nos informaron de que esta noche se cambiará la hora para que el día sea más largo, o sea, amanecerá a las 6:00 y oscurecerá a las 24:00. Terrible.
-Ana-

Glaciar

El glaciar

Perito Moreno es una auténtica fuerza de la naturaleza. Leonardo da Vinci decía de las cosas que son más violentas cuanto más rápidas son. Este glaciar entonces, es poco violento. Eso sí, resulta arrollador y su paso es marcialmente firme y resuelto. Es uno de los pocos que no se está retirando por el calentamiento del planeta y eso hace de él un fenómeno aún más espectacular.

Su frente ocupa más de 4 Km. y alcanza una altura de casi 60 metros. Desde los miradores se puede observar su lengua resquebrajada y herida deslizándose perezosa hasta el borde del agua. Avanza dos metros diarios y a su paso se encuentra con la pequeña Península de Magallanes. Periódicamente la aborda, tapando así una de las ramas del lago Argentino y provocando un fenómeno de represamiento del agua en ella. La erosión de ésta desgasta el dique de hielo, forma un túnel y termina por derrivarlo en un auténtico espectáculo durante el que saltan esquirlas de hielo a cientos de metros de distancia. El último derribe del dique se produjo en 2004.

El momento más emocionante de la visita al glaciar lo constituye la rotura de los bloques de hielo frontales y su desprendimiento, cayendo al agua con un ruido atronador y formando una ola impresionante. Otros gajos helados caen en los huecos internos y no se ven, pero sí se oyen. Una vez has visto un buen pedazo de hielo caer ya no quieres saber más, sólo te quedas ahí delante, acodado sobre la barra de madera del mirador, deseando que vuelva a ocurrir pero esta vez con un trozo aún mayor; con ese pedazo enorme como un edificio que se inclina peligrosamente sobre el agua al que todos miramos con concentración y codicia documentalista. Querríamos poder contar a nuestros nietos que una vez...

Perros

Asalvajados y callejeros, matones, agrupados en bandas, territoriales, juguetones, perezosos, timoraots, dormilones, lanudos, sarnosos, tullidos,... cientos de perros recorren las calles del El Chaltén, El Calafate o Puerto Natales. Sus vidas transcurren de forma paralela a las de los homtres y mujeres que pueblan estas ciudades. Duermen acurrucados bajo los aleros de las casas o en los portales de los bancos. Juegan en las calles como si fueran muchachones torpes y empujan a los transeúntes, sin pedir perdón luego. Revuelven las bolsas de basura y ensucian las aceras. Mendigan la comida y, cuando tienen ocasión, la roban. Fornican a la vista de los niños en los parques. No trabajan y no pagan impuestos. Son un problema.

Viendo sus caras imagino que estarán pensando en la solución, pero no sean tramposos, la estricnina no vale.

-Luis-

No hay comentarios: